14°/29° 30julio2014

Libro sobre Demetrio Vallejo

Imprimir esta nota Imprimir esta nota | A A A

septiembre 17, 2011

El libro “Demetrio Vallejo Martínez. Un luchador social (1910-1885)”, escrito por Begoña Hernández, “aporta muchas cosas que la gente no sabe, desde su infancia y adolescencia, hasta su lucha política, y sus 11 años en la cárcel”, destacó hoy la escritora y prologuista Elena Poniatowska.

Al participar en el Museo de los Ferrocarrileros, en el norte de la capital del país, en la presentación del libro publicado por la casa editorial Los Reyes, la Fundación Cultural Pascual y la Sociedad Cooperativa Trabajadores de Pascual, Poniatowska realizó un viaje por la vida y legado de ese líder social.

“Es una verdadera biografía de Demetrio Vallejo Martínez. Tuve el privilegio de conocerlo, visitarlo en la cárcel y escuchar su vida en su propia voz. Me contó muchas cosas y, más que nada, deseaba hablar de sus discursos de tipo político, pero no de sus mujeres, pues él fue muy mujeriego”, recordó ella.

Luego, todavía con la claridad de ese momento, Poniatowska recordó el mediodía del 17 de agosto de 2010, cuando la autora Begoña Hernández y Lazo defendió este trabajo como tesis de Doctorado en Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

A unos pasos del busto forjado en honor a Vallejo, dijo que “fue todo un espectáculo. Primero lo hizo con timidez, con la voz un poco temblorosa, pero a medida que los jurados la interrogaban, Begoña creció hasta convertirse en una madre coraje defendiendo a sus hijos”.

Con “Demetrio Vallejo Martínez. Un luchador social (1910-1985)”, Hernández y Lazo conquistó el Doctorado en Historia. Es una amplia investigación con prólogo de la propia Elena Poniatowska, preámbulo de Salvador Zarco y colaboración de Fabián González Hernández; en conjunto dieron vida a una obra monumental.

Según sus biógrafos, Demetrio Vallejo Martínez, originario de El Espinal, Oaxaca (6 de noviembre de 1910-24 de diciembre de 1985) fue un luchador social impulsado por el Partido Comunista Mexicano, Valentín Campa y el Partido Obrero Campesino Mexicano, del cual era miembro.

En 1958 surgió como un dirigente seccional, en su natal Oaxaca, desde donde saltó al ámbito nacional a partir del Plan del Sureste y de encabezar los paros ferrocarrileros de julio y agosto de 1958. Fue así como se ganó la simpatía de la mayoría de los trabajadores ferrocarrileros del país.

Fueron todos esos trabajadores, precisamente y de acuerdo con quienes han estudiado y documentado su vida, quienes eligieron a Demetrio Vallejo como secretario general del Sindicato Ferrocarrilero (1958-1959), al considerarlo de manera amplia como un defensor de la democracia sindical en este país.

Fue encarcelado por el gobierno del entonces presidente Adolfo López Mateos después de romper la huelga que paralizó al país en 1959, recluido por más de 11 años en la tristemente célebre cárcel del Palacio de Lecumberri, edificio que actualmente ocupa el Archivo General de la Nación.

Después de salir de prisión fundó el Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT) al lado de Heberto Castillo. Otros integrantes de ese instituto político fueron Heriberto Jara, el escritor Carlos Fuentes y Octaviano Silva Barrera.

Años más tarde fue expulsado del mismo instituto político, por sus ideas progresistas y de liberación del pueblo en general.

Si bien los puestos públicos no fueron de su interés, en 1985 resultó electo diputado federal por el Partido Socialista Unificado de México (PSUM), falleciendo ese mismo año y asumiendo la titularidad del cargo Alejandro Encinas Rodríguez.

Elena Poniatowska se refirió a la modestia de Vallejo, y aprovechó para subrayar que en su novela “El tren pasa primero”, ella narra la vida del luchador pero le cambió el nombre real por el de “Trinidad Pineda Chiñas”. “De todos modos, quienes lo conocimos sabemos que hablo de él”, expresó.

Pulso Político Online/NOTIMEX

Comentarios

Comentarios cerrados.